Sistemas de alta disponibilidad

Alta disponibilidad

La alta disponibilidad permite que un servicio funcione correctamente ante un fallo de software o hardware. Se puede implementar mediante una configuración basada en hardware o software.

Una solución hardware trata de asegurar que el servidor funcione de forma interrumpida y para ello suele utilizar sistemas redundantes de alimentación, discos duros, de red, etc…

Una configuración basada en software consiste en una serie de servidores, denominados nodos, conectados entre sí de manera que, ante el fallo de un nodo se reparten sus servicios a los otros nodos del clúster.

Para permitir el alto rendimiento se crea un clúster en el que cada nodo se encarga de realizar una serie de tareas que se van distribuyendo dependiendo de diversos factores: equipos activos, rendimiento, etc.. Esta solución ofrece dos características muy importantes: evita la saturación de un nodo; y balancea la carga de los nodos de manera inteligente.

En definitiva, las soluciones de alta rendimientos ofrecen una mayor capacidad de gestión, escalabilidad y ampliación así como una mayor disponibilidad para los servicios de entorno empresarial. Además ofrecen tolerancias a fallos, flexibilidad y tranquilidad.

Paradójicamente, añadiendo más componentes al sistema total puede socavar esfuerzos para lograr alta disponibilidad. Esto es debido a que sistemas complejos tienen inherentemente más puntos de fallos potenciales y son más difíciles de implementar correctamente. La mayoría de los sistemas altamente disponibles extraen a un patrón de diseño simple: un sistema físico multipropósito simple de alta calidad con redundancia interna comprensible ejecutando todas las funciones interdependientes emparejadas con un segundo sistema en una localización física separada.

Alta disponibilidad

 

Al elaborar un plan eficaz para hacer frente a los retos que disminuyen la disponibilidad de un sistema, primero es necesario comprender el sistema en su conjunto y cómo cada componente afecta la disponibilidad general del mismo.

Para entonces, es posible identificar los componentes más críticos. Es importante recalcar: no importa cuán insignificante un componente del sistema pueda parecer, es posible que tenga un profundo impacto sobre la disponibilidad general del sistema.

Una vez que hayan sido identificados los componentes más críticos, se puede buscar la manera de mejorar su confiabilidad, recuperabilidad, capacidad de servicio y administrabilidad.

Fuentes

¿Qué es la alta disponibilidad?

Aspectos básicos de la alta disponibilidad

 

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*